Está aquí: aida-itea Revista ITEA Contenidos 2010

Contenidos

Artículos en Prensa

View English Version
Volumen 106-4
Respuesta de la canola (Brassica napus) a diferentes sistemas de labranza de conservación en secano en la Meseta Purhépecha, Michoacán, México
Descargar Artículo
Autores: M.A. Cepeda y B.L. Gómez
Volumen: 106-4 (282-293)
Tipo de Artículo: Producción Vegetal
Palabras Clave: Rendimiento, rentabilidad, incremento silicuas por planta.
Resumen: En la Meseta Purhépecha ubicada en Michoacán, México, los terrenos para la producción agrícola presentan pendientes de hasta 15% y por su origen volcánico presentan baja cohesión en sus partículas, lo que ocasiona elevados niveles de erosión. En esta región se utiliza el sistema de producción denominado “año y vez”, que consiste en la siembra de maíz en humedad residual y labranza convencional, el cual ocupa el terreno 10 meses, después de la cosecha el terreno permanece en descanso por otros 10 meses. En el 2004, el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, introdujo el cultivo de canola para incorporarlo en el período de desuso. La finalidad esta investigación consistió en determinar el comportamiento del cultivo de canola bajo diferentes sistemas de labranza de conservación que permitieran incrementar el rendimiento, disminuir los costos de producción e incrementar la rentabilidad, mediante la eliminación de diferentes prácticas culturales. En Nahuatzen, Mich., a 2.350 msnm, en un suelo con cuatro años sin trabajar, se evaluó el cultivo de canola en secano, bajo los sistemas de labranza reducida (L.R. más de una práctica), labranza mínima (L.M. una sola práctica) y labranza cero (L.0. ninguna práctica), con las prácticas culturales: rastreo (R), surcado (S) y escarda (E), se generaron los tratamientos LR: R-S-E., LR: R-S., LR: S-E., LM: S., LM: E y L0, con 20 % de residuos de maíz y como control la labranza convencional (barbecho, rastreo, surcado y escarda). La siembra fue mecanizada con 3,5 kg ha-1 de semilla de Hyola 401 y la fertilización 120-60-80 NPK. Por tratamiento se muestrearon 8 m2, teniendo una disminución en el número de plantas de 42 a 17 en los tratamientos de labranza de conservación con respecto al de labranza convencional. En altura de planta no se detectaron diferencias estadísticas. En los parámetros número de silicuas y ramas por planta, los tratamientos de labranza de conservación mostraron incrementos desde 60 hasta 257 silicuas por planta y dos ramas por planta respecto a la labranza convencional; mientras que labranza cero presentó valores similares a labranza convencional. En rendimiento, todos los tratamientos de labranza de conservación superaron al de labranza convencional en por lo menos 273 kg ha-1. Económicamente, el tratamiento con mejor relación beneficio – costo fue labranza mínima (E) con $ 0,73 por peso invertido, seguido por labranza reducida (R-S-E) con $ 0,60 por peso invertido.
Volumen 106-4